conversa 2.0

El reclutador social – Cómo integrar las redes sociales en los procesos de reclutamiento

El reclutador social, también llamado social recruiter o recruiter 2.0 es una figura que está emergiendo con fuerza en España. Con el uso de las redes sociales a la orden del día, gigantes como Linked in (+50 millones de usuarios en EMEA), Twitter (140 millones de usuarios activos en el mundo) y Facebook (250 millones de usuarios solo en Europa) son una gran base de datos que los profesionales de los Recursos Humanos y el reclutamiento usan a diario para conectar con personas con talento. Pero…¿Cómo deben integrar los reclutadores el uso de las redes en su día a día? ¿Son todos estos millones de usuarios buscadores de activos de empleo?

Según varios informes y estadísticas, se considera que un 20% de las personas con empleo son a  su vez candidatos activos. Estos están a la búsqueda de nuevas oportunidades, tienen un CV listo para enviar en cualquier momento a empleadores o agencias o están envueltos en procesos de contratación dentro de los portales on-line de empleo, por ejemplo. El 80% restante se considera que son candidatos pasivos (o no tan pasivos según esta infografía). No se encuentran activamente buscando un empleo pero sí pueden estar interesados en nuevas oportunidades.

conversa 2.0

Aunque todas las estadísticas y números siempre son útiles y nos ayudan a simplificar modelos, hay que ir un poco más allá de las etiquetas y los números cuando se trata de conectar con candidatos. En recursos humanos, y sobretodo en recruitment, hay personas involucradas y estas personas pueden pasar de ser  el más activo de los candidatos al más pasivo si no se produce una conversación adecuada. Por contra el candidato más pasivo puede interesarse por un nuevo empleo, y pasar a ser activo, si sabemos cómo llegar a éste, entenderle y, posteriormente, ofrecerle algo que realmente le apasiona.

No todas las personas en Linked in o Twitter son candidatas pasivas, ni todas las personas en infojobs o los portales de empleo son activas. Las redes sociales deben servirnos para encontrar a personas e información sobre las mismas pero el objetivo final debe ser el de entablar conversaciones reales, tan reales como los empleos que les ofrecemos y tan reales como las organizaciones dónde deberán desempeñar sus habilidades.

Por tanto para saber si alguien es un buscador activo o pasivo de empleo, esté donde esté, provenga de dónde provenga, lo primero que hay que hacer es entablar conversaciones reales.  Del mismo modo, si una persona está en nuestra base de datos porqué en un momento determinado se produjo un contacto, debemos olvidarnos de toda categorización o etiqueta previa si sabemos que tenemos un proyecto que le puede interesar ¿En que contexto se le puso la etiqueta de “no disponible”? ¿Cuanto hace que hablamos con esta persona por última vez?

Las plataformas online nos deben servir para ser más eficientes offline. Publicar nuestras ofertas laborales en Facebook o Linked in es solo una pequeña parte del a a día del reclutamiento social. Al final lo que cuenta es estar físicamente con las personas a las que nos debemos y esto hay que hacerlo en el sitio adecuado y con las personas adecuadas

Con el paso del tiempo las personas con las que hemos entablado conversaciones e invertido nuestro tiempo, sabrán quienes somos, como trabajamos e interactuamos y será mucho más fácil que nos recomienden a otras personas y que nos tengan en mente cuando necesiten nuestra ayuda.

Espero haber aportado una vez más un poco más de conocimiento y espero vuestro feedback y vuestros comentarios. En caso que te haya gustado este artículo agradeceré que te hagas eco del mismo para que llegue al máximo de personas interesadas!

También te puede interesar:

 

 

Un pensamiento en “El reclutador social – Cómo integrar las redes sociales en los procesos de reclutamiento

  1. Pingback: El reclutador social: Cómo integrar las ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*